Mundo Doblaje - Todo un mundo de servicio a su disposición - Mundodoblaje.com

El Club del Doblaje

Mundo Doblaje

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Historias del Blog: Bogart, querido Bogey

Publicado por en en Mundo Doblaje
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 1662
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Mucha gente ha escrito o ha dicho cosas sobre Bogart, su amistad con él, su relación, su trabajo. He aquí una pequeña colección de algunos comentarios de personas que le conocieron. Algunos, fueron sus amigos, otros no tanto.

b2ap3_thumbnail_004_20161116-144211_1.jpg

RAUL WALSH, con el que trabajó en películas como: ¡ Vaya mujeres !, La pasión ciega o El último refugio entre otras.

"Bogart aún tenía que conseguir su gran éxito y actuaba en papeles secundarios. Ya empezaba a ser conocido como "Bogey" y él se quebaja entonces diciendo "¿Cómo diablos me he metido en el Cine?", le gustaba preguntar a todo el mundo que quisiera escucharle.

Sin embargo y a pesár de sus continuas protestas, Bogey resultó ser un actor como la copa de un pino, haciendo derramar muchas lágrimas entre el público cuando pagaba para que la muchacha coja fuera intervenida quirúrgicamente y obligando al público a levantarse de las butacas durante el atraco y la larga persecución antes de que su personaje muriera. Dicha actuación hizo una estrella del bueno de Bogart. Nunca más volvería a actuar interpretando paapeles secundarios.

DAVID NIVEN, quien fuera uno de sus mejores amigos en vida dijo lo siguiente.

"Cuando se le trataba por vez primera, Bogart inspiraba un cierto temor a causa de su sardónico sentido del humor y por aquella mueca que era su sonrisa. Uno tardaba un poco en darse cuenta de que su gesto constituía un camuflaje perfecto bajo el que se ocultaba una forma de ser que resultaba ser amable y extremadamente generosa.

A pesar de todo, él no era un hombre de trato fácil, y uno tenía que pasar duras pruebas antes de ser aceptado por Bogey.

Era un hombre duro y propenso a discutir cuando se hallaba en tierra, Bogey forzosamente tenía que ser una especie de "Capitán Bligh", cuando se encontraba a bordo de su embarcación. Pero, ante mi sorpresa, se comportó con una gran tranquilidad, sin ninguna tensión, y demostrando que conocía a fondo el arte de llevar una embaración de vela. Me invadió entonces, una falsa sensación de seguridad. No tenía ni la menor idea de que aquél era el día que Bogey había señalado en su particular calendario para realizarme su examen de aceptación en su autoestima.

b2ap3_thumbnail_004_20161116-150208_1.jpg

b2ap3_thumbnail_004_20191225-170626_1.jpg

BILLY WILDER, con el que rodó la película Sabrina.

Humphrey Bogart se enfrentó a mí, desde que comenzamos a rodar la película, con un gran rechazo hacia mi persona. Bogart no me podía soportar; tampoco podía soportar su personaje y no hacía un secreto de ambas cosas......Por vez primera en su carrera cinematográfica, tenía que interpretar a un hombre que llevaba pantalones de rayas, un sombrero rígido y un paraguas ciertamente elegante......Más tarde me enteré de lo mal que lo estaba pasando Bogart. Y no solo porque siempre tenía miedo ante papeles a los que no estaba acostumbrado y temía hacer ridículo.

En honor a la verdad, tengo que destacar también de Bogart el hombre tan fantástico y valiente que fué cuando yacía en la cama, ya enfermo de muerte. Le visité algunas veces y vi cómo soportaba el dolor sin quejarse y con una gran dignidad.

b2ap3_thumbnail_004_20161116-151840_1.jpg

KATHARINE HEPBURN, con la que rodó la inolvidable película La Reina de África -el único Oscar de Bogart-.

Sabía que era bueno. Siempre se sabía su diálogo a la perfección. Siempre era puntual. Odiaba cualquier cosa que le sonara a falso. Odiaba también su peluquín desde que empezó a necesitar uno. Le gustaba trabajar con un gorro o un sombrero, algo, cualquier cosa que cubriera su cabeza......Era un tipo de una decencia extraordinaria. Justo, cabal, sin complicaciones. Divertido también, con un gran sentido del humor. O provocador si veía algo falso en los demás. Entonces jugaba contigo como un gato con un ratón, sin dejarte escapar.

JOSEPH L. MANKIEWICZ, director de La Condesa descalza.

Humphrey era un iconoclasta perdido en una sociedad que solo apreciaba a los ídolos, es decir a Hollywood.

JOHN HOUSTON, su mejor amigo y el director con el que trabajó más veces: El halcón maltés, El tesoro de Sierra Madre, Cayo Largo, La Reina de África, La burla del Diablo y alguna más.

Mark Hellinger fué el productor de El último refugio, y Raoul Walsh la dirigió. Le ofrecieron entonces el papel principal a Paul Muni, y me alegré cuando éste lo rechazó y contrataron a Humphrey Bogart para interpretarlo. Antes de ésta película Bogey estaba muy abajo en la nómina de la Warner Brothers. El último refugio marcó un hito, un antes y un después en su carrera de actor.

b2ap3_thumbnail_004_20190115-060243_1.jpg

A Bogey no le importaba tanto dónde actuaba sino cómo actuaba.

NICHOLAS RAY, director con el que rodó Llamad a cualquier puerta y En un lugar solitario.

Bogart y yo habíamos tenido experiencias comunes en el pasado, pero había entre nosotros mucho más que eso. Los dos estábamos casados con una mujer mucho más joven que nosotros. Él con Lauren Bacall, y yo con Gloria Grahame, que tenían entonces más o menos la misma edad y estaban además en el mismo período de su embarazo. Las dos eran buenas actrices, ambas se preocupaban de que las fotografiasen bien. Ambas eran enamoradizas. Cada una tenía su propio estilo, pero Bacall era más elegante y mucho más inteligente.....Pero compartíamos otra pasión, quizás más devastadora: las copas. Y si Laurie era más elegante que Gloria en todos los sentidos, también Bogey lo era mucho más que yo, especialmente cuando se emborrachaba.

b2ap3_thumbnail_004_20161116-150941_1.jpg

ROD STEIGER, con el que trabajó en la que sería su útima película, Más dura será la caída.

Bogart tenía lo que a mi me parece que ahora nos falta, un sentido del honor y la profesionalidad. No había que aburrir a quiénes trabajaban contigo explicándoles tus penas durante el horario de trabajo. Podías volver a casa y emborracharte y fastidiar a la gente después de la seis de la tarde, pero de nueve a seis no llevabas tus problemas personales al trabajo.

Un toro joven y un toro viejo que están en una colina. El joven mira hacia abajo y ve a todas las maravillosas terneras y se vuelve loco. Bajemos corriendo -dice- y hagamos el amor con un par de ellas viejo. A lo que éste le contesta: Bajemos andando y ¡lo haremos con todas!. Esa es la diferencia entre Bogart y yo. Él era el toro viejo. Sabía lo que estaba haciendo. Sin prisas. No te preocupes muchacho. Lo haremos con todas.

b2ap3_thumbnail_004_20161116-154042_1.jpg

FRANÇOIS TRUFFAUT, director de cine y crítico de Cahiers du Cinéma, en 1958.

La última imagen de Bogart nos lo presenta delante de su máquina de escribir cuando se pone a redactar su confesión al final de la película Más dura será la caída. Mucho más que éste último papel, recordaremos su interpretación de un director de cine en La Condesa descalza.

Mientras está enterrando al personaje de Ava Gardner, él está allí, de pie, bajo la lluvia, con su impermeable. Antes de abandonar el cementerio, dice: "Mañana hará sol, podremos trabajar."

Tenía un rostro fascinante, y en una de sus últimas películas, El motín del Caine, la cosa rozó lo sublime. Bogey aparecía en el papel de un capitán muy duro de pelar y era así en la realidad porque en los antiguos filmes en "Technicolor" no se maquillaba a los actores. Pudimos ver por primera vez, en su labio superior, la cicatriz que le dejó marcada desde hacía mucho tiempo una astilla que saltó en medio de una refriega en la que él participaba con el culo de una botella.....Así era el gran Humphrey Bogart, una gran estrella y un hombre irrepetible.

Murió en 1957 en Hollywood, víctima de un cáncer de esófago. Tenía 57 años recién cumplidos y nació entonces, un auténtico mito del Cine.

.A fin de cuentas, la gran Katharine Hepburn dijo de él; "Bogey no se andaba con tonterías. Era un hombre."

 

b2ap3_thumbnail_004_20161116-154238_1.jpg

Bueno amigas y amigos del Club del Doblaje, bienvenidos y vamos cerrando ésta entrada de hoy cuando hace una preciosa, soleada y fria tarde de Noviembre de 2016 en Madrid (España), cuando son casi las cinco menos veinte -una hora menos en Canarias o eso dicen los telelediarios-.

Espero sinceramente que tengáis un buen dia y una feliz semana.

Gracias por estar ahí y nos vemos pronto, aquí en vuestro Blog favorito. Si eso es, en El Club del Doblaje.

 

 

 

Por: Jose Manuel Álvarez.

 

 

 

Bibliografía: Revista Fotogramas. Suplemento especial -"Bogart la leyenda"- del número 1.86 de la publicación..

 

 

 

 

NOTA IMPORTANTE: Todas las fotos son propiedad de sus autores.

Comentarios