Mundo Doblaje - Todo un mundo de servicio a su disposición - Mundodoblaje.com

El Club del Doblaje

Mundo Doblaje

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

Historias del Blog: Buscando a Indiana Jones

Publicado por en en Mundo Doblaje
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 442
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Hola a todos, hoy no es un lunes cualquiera. Es 31 de Mayo de 2021 y vamos a hablar de Indiana Jones. Sed bienvenidos.

¡Empezamos! ¡Viajeros al treeeeeeeen!

La primera entrega de las aventuras de Indiana Jones se estrenó el 12 de junio de 1981 en los Estados Unidos y Canadá y tres días después en la extinta Unión Soviética. En España se estrenó el 5 de octubre.

b2ap3_thumbnail_004_20210531-175129_1.jpg

El hombre del sombrero

Harrison Ford es el aventurero de nuestros días por antonomasia, el defensor de las causas nobles, el hombre, en fin, soñado por madres e hijas. Del Han Solo de la saga de La guerra de las galaxias al Jack Ryan de Peligro Inminente, con lo mejor entre medias de ambas. Su icónico personaje de Indiana Jones, arqueólogo entreverado de perseguidor de cuantos Santos Griales existen. 

Se metió a actor para estar cerca de la mujer que entonces era su novia, y dio con sus huesos en Hollywood porque así lo dictó una moneda lanzada al aire. Pero no logró el éxito hasta que no arregló la escalera de la casa de Glenn Ford. Allí, ejerciendo de carpintero, conoció a George Lucas, que le ofreció una oportunidad. Y no la desaprovechó. Fue así como aterrizó en “American Graffiti”.  

Harrison Ford ha actuado a lo largo de su carrera en seis de las diez películas más taquilleras de la historia del cine y va a volver a interpretar a Indiana Jones en 2022, todo un récord mundial. Con Indiana Jones, uno encontró el papel de su vida, y el otro, la fórmula mágica e inagotable de la aventura más clásica. Harrison Ford como protagonista absoluto y Steven Spielberg como director de la saga del intrépido y apuesto personaje, han llevado a millones de personas hasta las salas de cine para contemplar unas películas llenas de acción y misterio. Las dos primeras entregas han estado situadas entre las diez películas más taquilleras de la historia del cine. George Lucas y Steven Spielberg, un binomio que es garantía y a la vez sinónimo de éxito. El primero de ellos como productor y el segundo como director, han logrado una compenetración perfecta entre el arte de rodar y el arte de hacer negocios florecientes. Por cierto que Steven Spielberg rodó parte de los exteriores de la película “Indiana Jones y la última cruzada” en Granada, declaró que “España es el mejor escenario de Hollywood”. Un piropo muy de agradecer.

Algunos datos curiosos

b2ap3_thumbnail_004_20210531-180629_1.jpg

Para empezar; El nombre completo de nuestro héroe es Henry W. "Indiana" Jones Jr o Henry Walton Jones Junior.

Un hombre y su sombrero; Harrison Ford llevaba pegado el sombrero a la cabeza por una cinta adhesiva de dos caras. El ídolo que recupera Indiana Jones al principio de la película, tuvo un segundo trabajo. Hecho de Poliestireno, su peso era el suficiente para lograr que en la huida de Indy en la avioneta y colocado en un ala, hiciera contrapeso con la cámara que enfocaba a Ford en la otra.

La revista que lee el mayor Toht en el avión mientras espía a Indiana Jones es auténtica. Data de noviembre de 1936 y en las páginas 42 y 43 se escribía sobre algunos dibujos de Adolf Hitler.

Nada más comenzar el film podemos ver como el logo de Paramount Pictures toma apariencia real. La escena final cuando el arca es almacenada es un homenaje a una de las últimas secuencias de "Ciudadano Kane".

Pat Roach, conocido luchador británico, interpreta a varios villanos a lo largo de la trilogía. En la escena del pozo de almas había una mampara de cristal entre Ford y la serpiente que lo mira fijamente. La escena en la que Indiana Jones es arrastrado tras el camión de los nazis es un homenaje a "La Diligencia"(John Ford, 1939). El doble de Jones, Terry Leonard, ya lo intentó en "La Leyenda del Llanero Solitario" (William A. Fraker, 1981) el año anterior y no lo consiguió. Para la filmación de la secuencia de El Pozo de Almas, Spielberg vacío casi todas las tiendas de animales de Londres y el Sur de Inglaterra de serpientes, sin embargo, no fueron suficientes y entre ellas, se pueden ver trozos de manguera con la apariencia del estirado animal. Iba a ser Danny de Vito quien interpretara a Sallah, pero problemas de agenda por rodar la serie Taxi acabó con la idea. Cuando Indy escapa al principio de la película, en la avioneta podemos observar "OB-CPO", haciendo referencia a Obi-Wan Kenobi y C3PO de "La guerra de las galaxias". El cañón donde Indy amenaza con destruir el Arca de la Alianza, es el mismo cañón donde los Jawas secuestran a R2D2 en el Episodio IV de La guerra de las galaxias: "Una Nueva Esperanza". George Lucas vuelve a marcarse una referencia a su debut como director cuando Indiana Jones sale del túnel de los nazis y dice en alemán "Ein, ein, drei, acht" (Uno, uno, tres, ocho). THX-1138 es el título de la primera película que dirigió George Lucas. Spielberg y Lucas tenían la superstición de hacer un castillo de arena cada vez que estrenaban una película en la que ambos participaban, si el castillo seguía intacto a la mañana siguiente creían que el estreno de la película sería un éxito, siguió intacto y fue un gran éxito.

Fue estando de vacaciones en Hawái cuando Spielberg le comentó a George Lucas «Sabes amigo, lo que siempre he querido y que además me haría una gran ilusión, es dirigir una película de James Bond», a lo que Lucas le respondió «Tengo una idea incluso mejor que te podría encajar»: Raiders Of The Lost Ark (En Busca Del Arca Perdida).

Después de aquellas vacaciones, se pusieron a trabajar en ello y el resto ya es historia del Séptimo Arte. Decir que esta película tiene momentos verdaderamente espectaculares, inolvidables, tales como el logo de la Paramount al inicio de la película fundiéndose con una de las montañas de Hawái… Las escenas iniciales, la persecución por la selva amazónica, el final de Satipo, la huida en avión y, sobre todo, la parte final y los últimos minutos especialmente, que son espeluznantes y realmente inquietantes.

La escena en que el personaje de Paul Freeman, el malvado René Belloq, némesis de Indy se come una mosca no es auténtica. El montador se las arregló para cortar justo antes de que Freeman se llevará la mosca a la boca, fueron escasos segundos pero suficientes para evitar el sabor extraño de tal manjar. La escena en que Indiana Jones mata a un árabe disparando su pistola no iba a ser así en un principio. Iba a ser un duelo con espada y látigo, pero Harrison Ford se puso enfermo, tenía fiebre y hubo que cortar rápidamente la secuencia.

Podemos ver un jeroglífico de nada más y nada menos de nuestros amigos de "Star Wars" R2D2 y C3PO.

Te sonarán estos nombres; Jeff Briges, Jack Nicholson, Nick Nolte, Steve Martin, Bill Murray, Nick Mancuso, John Shea, Tim Matheson,Peter Coyote, Chevy Chase y Tom Selleck, fueron algunos de los actores que rechazaron interpretar el papel deIndiana Jones. El que más cerca estuvo de interpretarlo fueTom Selleck que realizó varias pruebas y tomas con Karen Allen, pero su representante le convenció de que escogiera la serie Magnum PI ya que no le veía futuro a la película…evidentemente la elección fue un error y el consejo un pésimo consejo. 

Danny DeVitoera el principal candidato para ser el amigo egipcio de Indy, Sallah, pero conflictos con su serie de televisión Taxi, le apartaron del papel en beneficio de John Rhys-Davies

Harrison Ford es una bestia física, tanto que, en la mítica escena del avión, fue atropellado por el mismo, rompiéndose el ligamento cruzado anterior. Pidió un poco de hielo, un buen vendaje y a seguir rodando que aquí no ha pasado nada. 

El apellido del famoso arqueólogo iba a ser Smith, pero, y gracias a Steven Spielberg pasó a ser Jones, lo cual le agradecemos enormemente puesto que le daba mucho más carisma al personaje. 

El oscarizado diseñador de sonido Ben Burtt, recreo el sonido de la apertura de la pesada tapa del Arca de la Alianza con el que se producía al abrir la tapa de la cisterna del baño de su casa. 

7000 fue el número de ejemplares de serpientes que se necesitaron para cubrir la totalidad del suelo del «Pozo De Almas». Al principio soltaron 1000 pero vieron que no era suficiente. 

Un jovencísimo Michael Bay (16 años por aquel entonces), director de La Roca, Armaggedon y Transformers, participó en el diseño de algunos de los storyboards de «En Busca Del Arca Perdida». El éxito de la cinta le animó a adentrarse en el mundo de la dirección.

Por lo que se refiere a Indiana Jones y el templo maldito, hay algo que tal vez muchas personas pasan por alto y es el hecho de que esta segunda entrega es en realidad una precuela de "En busca del arca perdida". La historia del templo maldito transcurre un año antes del primer encontronazo con los nazis, concretamente en 1935. Por eso, es la única entrega de la saga en la que no se menciona el arca de la alianza.

La búsqueda de lo imposible

b2ap3_thumbnail_004_20210531-181011_1.jpg

¿Pero existió realmente el arca de la alianza? Si. ¿Es un mito judío? Si. ¿Dónde está? No se sabe con certeza y si alguien lo sabe prefiere ocultarlo, no deja de ser una teoría, una hipótesis y un gran enigma, aunque todo apuntaría a que estaría guardada en Etiopía. ¿Es, por lo tanto, un misterio? Si que lo es, de hecho, es un gran misterio. Lo cierto es que hubo objetos procedentes del Mundo Antiguo muy codiciados por las propiedades extraordinarias o sobrenaturales que se les atribuían. Los nazis quisieron poseer algunos de dichos objetos místicos para dominar el mundo. ¿Qué hay de verdad en esto? 

b2ap3_thumbnail_004_20210531-182226_1.jpg

Según cuenta el artículo de Guillermo Llona para ABC en 2012, Las investigaciones que llevó a cabo la Ahnenerbe recuerdan al guion de alguna de las películas protagonizadas por Indiana Jones. La «secta» paracientífica creada por Heinrich Himmler recorrió el mundo en busca del origen del pueblo ario, de pruebas de su superioridad racial y de “objetos de poder” que le permitiesen dominar el planeta. La organización ocultista también estuvo en España. Los nazis creyeron que en nuestro país podrían encontrar alguna pista de esos preciados tesoros que los iban a hacer invencibles. La Deutsches Ahnenerbe, o «Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana», fue una organización integrada en las SS como sección antropológica y arqueológica que investigó los orígenes misteriosos de “la raza aria” Liderada por el «reichführer» Heinrich Himmler, y dirigida por el coronel Wolfram von Sievers, convirtió el castillo de Wewelsburg, en Westfalia, en su cuartel general y destino de las reliquias que recogía por todo el mundo. Según cuenta Janire Rámila en Operación Trompetas de Jericó, otro de los tesoros que ambicionó la Ahnenerbe fue el Arca de la Alianza. Su búsqueda llevó a la sección arqueológica de las SS hasta España. Según las Sagradas Escrituras, Dios ordenó a Moisés construir un arca como símbolo de la Alianza entre Él y el pueblo de Israel. Los judíos la construyeron y guardaron en su interior las Tablas con los Diez Mandamientos, la vara de Aarón y maná en un jarrón dorado. Se trataba de un arma poderosa, pues tocarla provocaba la muerte, y poseerla otorgaba la victoria. Con ella, 40.000 hebreos marcharon durante siete días alrededor de la ciudad de Jericó, el séptimo día los sacerdotes tocaron sus trompetas y la muralla de la ciudad se derrumbó. Pero a los nazis de la Ahnenerbe se les presentaría un problema en caso de encontrar el Arca. Según la tradición hebrea, sólo un gran rabino judío podría abrirla sin morir, porque para ello era necesario conocer el verdadero nombre de Dios. Únicamente mediante la cabalística, o ciencia que persigue la comprensión de lo divino a través de los números y las letras, podrían los nazis conocer el nombre de Dios y abrir el Arca. La Ahnenerbe buscó un cabalista judío, y lo encontró en Auschwitz. El cabalista, que no quería volver al campo de exterminio, se calló el hecho de que, según la tradición, tras la muerte de Jesús en la cruz y el posterior desgarro del velo del Templo de Jerusalén, el pacto entre Dios e Israel se rompió, y el Arca perdió entonces su poder. 

Rámila asegura que el cabalista dirigió a la Ahnenerbe hasta la comunidad judía de Toledo. Allí los nazis debieron encontrar alguna pista del Arca, porque poco después el almirante Wilhelm Canaris, máximo responsable del espionaje de la Wehrmacht, decidió dirigirse al madrileño Museo Arqueológico Nacional, donde creía que podría encontrar el Arca entre una colección de piezas del Antiguo Egipto supuestamente recopiladas por una logia masónica. Sin duda los nazis no lograron hacerse con este potente «arma», porque perdieron la guerra. Miguel G. Aracil cuenta en Himmler en Montserrat: en busca del Grial que el líder de las SS exigió ver todos los documentos del monasterio que estuviesen relacionados con el Cáliz. Ante la negativa del padre Ripol, Himmler gritó: «¡Todo el mundo en Alemania sabe que el Grial está en Montserrat!». Aracil cuenta también que el «reichführer» se negó a besar la imagen de la Virgen negra de Montserrat, la Moreneta, y demostró su ignorancia cuando «mientras visitaba el museo del monasterio, al ver unos restos de un hombre íbero de grandes dimensiones, aventuró que se trataba sin duda de un guerrero nórdico. Cuando el padre Ripol le explicó que era un íbero, no un nórdico, el nazi aseguró enojado que los íberos eran oriundos del norte de Europa».  

La sección arqueológica de las SS envió una expedición al Tíbet dirigida por el biólogo Ernst Schäfer. Según Pringle, el investigador racial Bruno Beger, encargado de la parte más esotérica de la misión, midió los cráneos de 376 personas y sacó moldes de las cabezas y rostros de 17. El equipo de Schäfer llevó también a Alemania numerosos volúmenes de textos sagrados tibetanos. La Orden Negra, organización paralela a la sección ocultista de las SS, estaba interesada en los rituales de los lamas para contactar con los «seres superiores»

Los nazis de Ahnenerbe también se interesaron por Sudamérica. Heather Pringle cuenta en su obra que el ocultista «Edmund Kiss creía que la antigua capital andina de Tiwanaku era creación de unos colonos nórdicos que habían llegado a Bolivia por mar hacía más de un millón de años. Así pues, convenció a Himmler de que le enviara en una expedición de veinte hombres a Bolivia, un plan que sólo se vería frustrado por el inicio de la guerra». Según Rámila, un comando de la sección esotérica de las SS, al mando de Karl-Maria Wiligut, viajó a Sudamérica a fin de hacerse con distintos «objetos de poder», como el Martillo de Wotan o las misteriosas calaveras de cristal precolombinas. Algunas teorías de los racistas nazis sostenían que el Tibet pudo ser la cuna del pueblo ario. Según cuenta Heather Pringle en El plan maestro: arqueología fantástica al servicio del régimen nazi, «los investigadores raciales afirmaban que los ancestros de Alemania conquistaron Asia en el pasado remoto, dando lugar a una poderosa clase dominante de cabellos rubios». 

b2ap3_thumbnail_004_20210531-175618_1.jpg

Los otros grandes objetos ansiados por los nazis

b2ap3_thumbnail_004_20210531-181350_1.jpg

Según cuenta Janire Rámila en La Ahnenerbe y la búsqueda de reliquias, la sección esotérica de las SS quiso robar de la Abadía de Westminster la Piedra de Scone sobre la que se coronan los reyes de Inglaterra y que, creían los nazis, fue sobre la que Jacob se recostó antes de soñar con la escalera que llevaba hasta Dios. Pero el Tercer Reich no consiguió hacerse con esa «poderosa arma». La Ahnenerbe tuvo también entre sus objetivos la Lanza del Destino, con la que el centurión romano Cayo Casio Longinos hirió en el costado a Cristo. Existían cuatro lanzas, pero los nazis creían que la que se encontraba en el Museo Hofburg de Viena era la auténtica. Cuando el Tercer Reich se anexionó Austria, la pieza pasó a manos de Adolf Hitler. Se suponía que otorgaba la victoria por siempre a su poseedor, y la derrota y la muerte a quien la perdiera. Horas antes de que el «führer» se suicidase en su búnker berlinés, soldados estadounidenses habían logrado hacerse con la Lanza de Longinos o del Destino. Sobre la autenticidad de la pieza que robó Hitler no hay duda. Los análisis efectuados en 2003 revelaron que la hoja de la lanza es de los siglos VII u VIII

¿Qué deducimos de todo esto? Pues que evidentemente, la realidad siempre supera a la ficción. Que la historia de España es una gran desconocida entre los españoles y que desde luego los nazis alemanes buscaron por todo el mundo aquellos “objetos sobrenaturales” que podían ayudarles a dominar el mundo entero, que a la vez que se mostraban arrogantes, soberbios e ignorantes, seguramente estaban convencidos del origen divino de la raza aria, de su destino y de las raíces sobrenaturales del régimen nazi que tendría “la sagrada misión” de convertir a los arios en los seres superiores, dominantes y predominantes del género humano. Por lo tanto, el ocultismo y la magia negra formaban parte del entramado del poder nazi, sólo la élite tendría esa relación directa con la dimensión de los seres superiores y la ciencia más allá de la propia ciencia y el entendimiento tradicional. Unas creencias aberrantes para una ideología aberrante y despreciable de una dictadura totalitaria basada en el racismo, la brutalidad, el terror, la adoración del líder supremo, la represión y la sangre.

En busca del arca perdida

b2ap3_thumbnail_004_20210531-180344_1.jpg

Volviendo a la película, la cinta recaudó en España la cifra de 5.227.232,41 € y fue vista en los cines por 4.152.649 compatriotas, entre los que me incluyo. Yo vi En busca del arca perdida en el cine Palafox, en Madrid y me lo pasé como nunca. Recuerdo que tanto El templo maldito como La última cruzada las vimos el mismo día de sus respectivos estrenos en nuestro país y por supuesto, en el que era entonces el mejor cine de Europa, el Palafox. 

En busca del arca perdida es el espectáculo del cine de aventuras a lo grande. Es divertida, tiene un ritmo endiablado, es trepidante, hay personajes inolvidables en el lado oscuro y también en el lado luminoso. El doctor Jones es el auténtico protagonista de una historia tremenda, en la que un hombre armado con un talento increíble para meterse en toda clase de líos, logra salir con vida de una serie de situaciones, a cuál peor y más peligrosa que la anterior y lo hace siempre con su sombrero, una sonrisa cautivadora y un aspecto en el que podrían encajar perfectamente mitos tales como Errol Flynn, Gary Cooper o Cary Grant. 

A todo ello, contribuyen decisivamente una banda sonora excepcional, absolutamente magistral compuesta por el gran John Williams, un sonido impresionante, unos efectos especiales de primera, unos actores plenamente identificados con sus personajes y con la trama que se nos relata y por supuesto, un Steven Spielberg desatado junto con un George Lucas dispuesto a llevar la magia a cada uno de los cines donde se proyecte la película. Esa magia que deja a los espectadores con la boca abierta y con ganas de ver dos horas más de En busca del arca perdida. Y es que es un deleite, ver y escuchar esta obra maestra del cine, una película que, entre otras muchas virtudes, marcó un antes y un después en el Séptimo Arte. Al igual que Christopher Reeve con Superman, Mark Hamill con Luke Skywalker, Sean Connery con 007, Gal Gadot con Wonder Woman, Sigourney Weaver con Ellen Ripley, Jack Nicholson con Jack Torrrance o Arnold Schwarzenneger con Terminator (T-800), Harrison Ford había nacido para ser Indiana Jones, no hay vuelta de hoja posible y nunca la habrá. Se manejaron otras opciones, de hecho, Ford nunca fue ni la primera, ni la segunda ni tampoco la tercera opción, pero finalmente todo pareció encajar como un guante y así resultó. Indiana Jones tenía cara y cuerpo, pero lo más importante, tenía carácter, una marcada personalidad, corazón y alma. Todo ello es mérito de Harrison Ford y de quienes le guiaron por el camino correcto para convertir un personaje en un icono del cine que trascendía de la pantalla por derecho propio, pues seducía, gustaba y le caía bien a todo el mundo, incluyendo a los haters más frikis y a los más sesudos horteras de la galaxia más cercana. Gustar a todo el mundo no es fácil y ese es uno de los grandes hallazgos de esta mítica película que abrió, inauguró y de qué manera por así decirlo, una de las décadas más interesantes, divertidas y apasionantes de la historia del cine. Los años ochenta del siglo XX, con un momento único en aquel tiempo. El año 1984, en el que tantas y tan buenas películas llegaron a la gran pantalla en todo el mundo sorprendiendo continuamente al público para bien. 

Los doblajes de la película

b2ap3_thumbnail_004_20210531-181753_1.jpg

Fantásticos doblajes en castellano tanto para el estreno en cines (1981) como en la reedición para BLU-Ray (2012). En la primera ocasión el encargado de prestarle su voz en castellano a Harrison Ford fue Jesús Ferrer, mientras que en 2012 fue Salvador Vidal, se respetaron las voces excepto las que por las circunstancias resultaba imposible. Ambos doblajes fueron realizados en los estudios Sonoblok de Barcelona. En 1981 la dirección y el ajuste corrió a cargo de Claudi García (voz del mayor Arnold Toth) y en 2012, la labor de dirección y ajuste fue llevada a cabo por Antonio Lara. Cuando yo fuí a ver la película al cine Palafox, me llamó la atención no escuchar a Indy hablar con la misma voz que tenía en La guerra de las galaxias, pero tengo que decir que apenas pasados 2 minutos, si llegó, me encantó ver a Harrison Ford y escucharle con la voz del gran Jesús Ferrer. Un magnífico actor y locutor. Me gustaría destacar la labor artística de María Jesús Lleonart que bordó el personaje de Marion Ravenwood a la que dotó de una fuerte personalidad, de una gran dulzura y de un encanto muy seductor. No sería justo dejar de mencionar a todo el elenco que con su trabajo y talento contribuyó decisivamente a lograr que la película nos llevase en volandas hacia la magia de la aventura y del misterio, con todo ese encanto especial del Séptimo Arte de la mano del añejo sabor del Hollywood dorado, el de Tyrone Power, George Sanders, Maureen O'Sullivan, Boris Karloff, Mirna Loy, Hedi Lamarr, Errol Flyn y todas las estrellas con mayor glamour así como los mayores héroes y los peores villanos de la gran pantalla, en blanco y negro, en Cinemascope y en technicolor. Eso y más lograron todos los que doblaron en castellano En busca del arca perdida en 1981 y también en 2012.

b2ap3_thumbnail_004_20210531-181857_1.jpg

Consideraciones finales

Y en 2022, con ochenta primaveras a cuestas para Harrison Ford, llega la nueva entrega de Indiana Jones, dirigida esta vez por James Mangold y con un Mads Mikkelsen que suponemos será el malo de la historia. Después de la desastrosa Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, espero que esta nueva entrega reverdezca de la mejor forma posible los laureles que este magnífico personaje indudablemente se merece y que el gran Harrison Ford también se merece. Hay que ser un verdadero héroe para subirse a lomos de este personaje y cabalgar hacia la aventura, hacia lo desconocido, aunque la inigualable sonrisa de este magnífico actor no me deja dudas de que sigue siendo un chaval y de que puede con todo lo que se le ponga por delante.

Finalmente, para mí, uno de los grandes méritos de En busca del arca perdida, es que siendo una historia de buenos y malos, que muestra una lucha constante entre el bien y el mal, en la que la balanza se va inclinando del lado más siniestro, sin embargo, Indy es un rufián, simpático, atrevido y norteamericano, pero un rufián, al fin y al cabo. Todos los protagonistas de la acción, en mayor o menor medida son deshonestos pero la diferencia es que algunos creen que hay fronteras que nadie debería cruzar, porque te arriesgas a sufrir un castigo divino, tal y como se demuestra en esta película que nos ocupa. De hecho, el final es consecuente con la tremenda advertencia que es “el pozo de almas” que bien podría ser la última advertencia antes de aventurarse camino del Infierno, un camino aterrador y sin retorno como prueba la apertura del arca de la alianza que libera el poder, todo el poder de Dios ante los nuevos filisteos. El que está al lado del bien sobrevive y el que quiere dominar lo que le está vetado al ser humano, es atrozmente destruido. 

¿Qué hay en ese almacén? Mejor no imaginarlo… aunque puestos a elaborar una hipótesis disparatada o a dejar volar la imaginación, cosa a la que no me puedo resistir, diría que, por ejemplo: La Cruz, los clavos y la corona de espinas, la espada Excalibur, el cayado de Moisés, madera del Arca de Noé, las siete plagas de Egipto, algunas piedras de Sodoma y Gomorra, colmillos de dragón, la piedra filosofal, la mano del Rey Midas… Objetos de tal calibre que la sola posibilidad de que existan, de que estén guardados y clasificados producen auténticos escalofríos de miedo. Y ahora, ¿se imaginan que algo de todo eso hubiera caído en las garras de Hitler? ¿Se imaginan que todo eso y más estuviera guardado –digamos- en algo parecido al famoso “Almacén 13”?  

Ahora sí que entendemos la verdadera naturaleza de la misión de Indiana Jones en su cruzada contra el malvado imperio nazi y su heredero, el también malvado imperio soviético tal y como vimos en La última cruzada, el reino de la calavera de cristal y por supuesto, en la búsqueda del arca perdida. Creo además que la película contiene una moraleja final, sería esta: “hay poderes que están más allá de nuestro raciocinio y comprensión y lo peor que te puede suceder no es buscarlos y fracasar, sino todo lo contrario. Encontrarlos puede ser la peor de todas las maldiciones por las consecuencias que tendría sucumbir a la lógica tentación de querer poseerlos y usarlos”. 

b2ap3_thumbnail_004_20210531-180136_1.jpg

Yo, aunque no soy arqueólogo, siempre estoy buscando nuevos temas e historias que contarte aquí, mes a mes en el blog de Mundo Doblaje.

Soy José Manuel Álvarez y siempre es un grato placer escribir para ti y compartir contigo mi pasión por el cine y por el doblaje. 

Ve al cine y disfruta de ese placer, de ese olor tan particular, de las palomitas, del refresco que te apetezca, de los nervios antes de que empiece la proyección de la película, del placer de verla y escucharla en nuestro idioma, de hacer todo ello en buena, en la mejor compañía. Disfruta del cine, disfruta del doblaje, merece la pena realmente sumergirse en esta bonita y siempre emocionante experiencia. 

Muchas gracias por llegar hasta aquí, nos vemos pronto aquí en tu blog favorito. El club del doblaje (www.mundodoblaje.com).


 

Comentarios